Esperanza tras la ruptura: qué hacer cuando crees que todo terminó

¿Había puesto sus esperanzas e ilusiones en una relación que ha fracasado? Cuando la pareja se rompe, seguimos siendo igual de valiosos que antes y hemos de recomponer nuestro corazón para que vuelva a abrirse al amor.

Compartir  
   

 

 

Imagen foto_00000001

Una de las experiencias que más nos enseña sobre nosotros mismos es un desengaño amoroso. Si aprendemos de ello, necesariamente encontraremos una relación mejor.

 

Lo afirma la psicóloga Victoria Cadarso, autora del libro "Botiquín para un corazón roto", que señala que "cuando alguien nos deja hiere nuestras sensación de valía personal, erosiona la confianza en nuestras capacidades. Pero seguiremos siendo valiosos, buenos e importantes, con o sin pareja".

 

Según la directora del Instituto ITIEE, el fracaso de una relación amorosa puede ayudarnos a conocernos a nosotros mismos: "En vez de utilizarlo para rumiar inútilmente ¿por qué a mi?, podemos aprovecharlo para saber cómo y porqué llegamos aquí".

 

Según Cadarso hay que aprovechar el dolor para conectar con nuestra parte más íntima y encontrar respuestas. En ese proceso a veces se descubre que la relación rota era codependiente, una de las situaciones más frecuentes.

 

"La codependencia surge cuando nos quedamos demasiado en una situación que no funciona. Seguimos intentando ser pacientes cuando nuestra pareja se salta nuestros límites. Pero el esfuerzo por ajustarse a la relación disfuncional o dolorosa, no sólo es inútil, sino que amenaza nuestro bienestar", señala la psicóloga.

 

"Para que una pareja sea sana y funcione adecuadamente hay que estar en la relación libremente y ésta tiene que aportar a ambas partes más o menos equilibradamente, y debe hacernos sentir bien más tiempo que mal", señala Cadarso.

 

¿CÓMO HE LLEGADO HASTA AQUÍ?.
"¿Este ha sido nuestro caso? ¿Somos realistas, viendo los pros y contras? ¿Que aportaba y recibía cada uno en la pareja? Son preguntas que vale la pena responderse. Para ver con claridad, conviene pedirle a nuestras amistades que nos reflejen qué veían ellos desde fuera", explica la directora de ITTIE.

 

Según Cadarso, "a veces estamos en un pareja por comodidad, o porque nos resulta muy doloroso romper. Entonces, cuando el otro se va, ¿no habíamos dejado los dos ya la relación? Quedarse estancado en una relación por miedo al futuro, y no sentirnos bien con nosotros mismos, ¿no es éste realmente el fracaso?".

 

Para recomponer el corazón roto y abrirlo de nuevo al amor, según Cadarso hay que desprenderse de una serie de creencias que nos condicionan e impulsan a comportamientos malsanos provenientes de la familia, amigos o la sociedad".

 

"La desilusión o decepción respecto a una relación amorosa tiene mucho que ver con nuestras creencias erróneas como las de que el amor es para siempre, el amor supera todo obstáculo, hay que estar siempre con el amado o sólo existe un alma gemela", según la experta.

 

"Cuando una persona se siente física o emocionalmente sola se deprime, sufre de insomnio, se estresa, puede aumentar su presión sanguínea y verse afectadas su respuesta inmunológica, su capacidad cognitiva", ha explicado el neuropsicólogo John Cacioppo, de la Universidad de Chicago, en EE.UU.

 

Según este experto "el proceso es muy similar cuando las personas son rechazadas o se separan. Entonces muestran actividad las mismas áreas del cerebro que se activan cuando la persona se enamora, y que generan adicción y ansias desesperadas de estar con alguien".

 

"Esto quiere decir que, además del dolor que genera la situación, el sujeto sigue sintiendo una intensa fijación por quien no le corresponde. Las sensaciones que experimentan en esos casos son muy fuertes y no desaparecen con rapidez", según Cacioppo.

 

Fuente: EFE